La Platica Saludable de Sexualidad: Enseñando Consentimiento a Nuestros Hijos, Edades 1-21

Screen-Shot-2013-03-19-at-11.29.47-PM

Una lista de temas de acción creada en la esperanza que podremos criar una generación de hijos que tengan menos violaciones y asaltos sexuales en sus vidas.

Originally published in English Traducido por Lisa Saldaña.

El continuo horror de violaciones en la noticias, de Penn State a las mujeres jóvenes que fueron violadas y matadas en India a Steubenville, ha comprobado a despertar a la realidad a muchos padres. Siempre hemos sabido que la violación es un problema, pero nunca hemos estado tan movilizados a crear un cambio.
Como escritores, educadores, y defensores de sexualidad- positividad y consentimiento saludable, nosotros cinco hemos estado inundados con solicitaciones de padres por consejos de cómo ayudar a crear un futuro con menos violaciones y asaltos sexuales.

Creemos que los padres pueden empezar a educar a sus hijos sobre el consentimiento y la capacitación desde un año de edad y continuar hasta que entran a los años de universidad. Es nuestra esperanza sincera que esta educación nos ayudará a subir el poder en los jóvenes a tener empatía para otros y un entendimiento claro del consentimiento saludable.

Esperamos que padres y educadores encuentren de ayuda esta lista de temas de acción y las herramientas de enseñanza, y que juntos podamos ayudar a criar una generación de hijos que en sus vidas tendrán menos violaciones y asaltos sexuales.

Hay tres secciones enfocados en las edades de preescolar, escuela primaria, y adolescentes y adultos jóvenes.

Sinceramente,

Julie Gills, Jamie Utt, Alyssa Royse and Joanna Schroeder         Traducido por Lisa Saldaña

♦◊♦

Para Niños Muy Jóvenes  (edades 1-5):

1. Enseñe a los niños a pedir permiso antes de tocar o abrazar a un compañero. Utiliza el lenguaje como, “Sarah, vamos a preguntarle a Joe si le gustaría un abrazo de despedida.”

Si Joe dice “no” a esta pregunta, alegremente dile a su hija, “¡Esta bien, Sarah! Despedimos con la mano y le soplamos un beso.”

2. Ayuda a crear empatía en su hijo explicando que algo que hizo tal vez lastimó a alguien.  Utiliza el lenguaje como, “Yo sé que querías ese juguete, pero cuando le pegaste a Mikey, lo lastimaste y se sintió muy triste y no queremos que Mikey se sienta triste porque nosotros lo lastimamos.”

Anime a su hijo a imaginar cómo se sentirá si en lugar Mickey a él le hubiera pegado. Se puede comunicar con un tono de amor y con un abrazo grande para que su hijo no se sienta con pena o con vergüenza.

3. Enseñe a los niños a ayudar a otros que tal vez están en peligro. Pídele a sus hijos observar interacciones y notar lo que está pasando. Acostúmbralos a observar el comportamiento y a revisar lo que ven.

Utiliza la mascota de la familia como ejemplo, “¡Oh, parece que la cola del la gatita está atascado! ¡¡Tenemos que ayudarla!!”

Elogie a su hijo por asistir a otros que necesitan ayuda.

Screen-Shot-2013-03-19-at-11.20.00-PM-236x3004. Enseñe a sus hijos que “no” y “parar” son palabras importantes y deben ser honrados. Una manera de explicarlo tal vez será, “Sarah dijo ‘no’, y cuando oímos ‘no’ siempre paramos lo que estamos haciendo inmediatamente. Pase lo que pase.”

Además, enseñe a su hijo que su palabra de “no” debe ser honrado. Explícale que igual como nosotros siempre paramos de hacer algo cuando alguien dice “no”, nuestros amigos también deben de parar cuando nosotros decimos “no”. Si un amigo no para cuando le decimos “no”, tenemos que pensar si nos sentimos bien, y seguro cuando jugamos con él. Y si no, está bien si escogemos otros amigos.

Si siente que debe intervenir, hazlo. Sea cariñoso y explícale al otro niño la importancia de la palabra “no”. Su hijo internalizara la importancia para sí mismo y los demás.

Permitiendo poder con opciones cotidianas ayudara a crecer su autoestima – Flickr/Enid Yu

5. Anime a sus hijos a leer expresiones faciales y lenguaje corporal: El temor, la felicidad, la tristeza, la frustración, el enfado y más. Los juegos de estilo charadas con expresiones son una buena manera de enseñar como leer lenguaje corporal.

6. Nunca obligue a un niño abrazar, tocar o besar a nadie por ninguna razón. Si abuela demanda un beso, y su hijo resiste,  ofrécele alternativas diciendo algo como, “¿Prefieres chocar los cinco o tal vez soplarle un beso a abuela?”

Después, siempre puedes explicar a la abuela lo que estás haciendo y porque. Pero no lo hagas de gran cosa delante de su hijo. Si es problema para la abuela, ni modo, ahora su trabajo es hacer lo mejor para su hijo y darle los herramientas para estar seguro y feliz, y ayudar a otros hacer lo mismo.

7. Durante el tiempo de baño anime a sus hijos lavarse los genitales de ellos mismos. De seguro los padres a veces tendrán que asistir, y explicando a Joe que su pene es importante y que el necesita cuidarlo  es una buena manera de motivar orgullo corporal y el sentido de ser dueño de su cuerpo.

Además, sea el ejemplo del consentimiento por pedir permiso de ayudar a lavar el cuerpo de su hijo. Manténgase optimista y siempre hay que honrar el pedido de su hijo de no tocarlo.

“¿Ahora puedo lavar su espalda? ¿Y qué tal los pies? ¿Y ahora los pompis?” Si su hijo dice “no” dale la toallita y diga, “¡Muy bien! Tus pompis necesitan una lavada. Tú síguele.”

8. Dales la oportunidad a sus hijos de decir sí o no con opciones cotidianas. Déjenlos escoger su ropa y tener voz en lo que ponen, lo que juegan, o como quieren peinarse. Obviamente hay veces cuando usted tendrá que meterse (en pleno invierno cuando su hija quiere usar un vestido de verano), pero ayúdala a entender que usted oyó su voz y que le importó, pero que usted quiere que se mantenga seguro y saludable.

9. Permite a los niños hablar de sus cuerpos en cualquier forma que desean, sin vergüenza. Enseña los términos correctos por sus genitales, y encuentre un lugar seguro pare hablar de sus cuerpos y de sexualidad.

Diga, ¡Estoy tan contenta que me preguntas eso!” Si no sabe cómo responder rápidamente en el momento a sus preguntas, diga, “Estoy contenta que me está preguntando eso pero quiero averiguarlo. ¿Podemos hablar después de la cena?” y asegure que hables con él cuando fue dicho.

Si su primer instinto es callarlos o actuar con vergüenza, practique a solas o con un compañero. Entre más practica será más fácil.

10. Hablen de “reacciones viscerales” o instinto. A veces hay cosas que nos hacen sentir raros, con temor, o incómodos y no sabemos por qué. Pregúntale a su hijo si eso le ha pasado y calladamente escúchele mientras expliquen.

Enséñalos que esto es la “voz de cautela” y que a veces es correcto, y que si llegan a tener una reacción visceral y es confuso, ellos siempre pueden llegar contigo por ayuda a poner en orden sus sentimientos y por tomar decisiones. Y recuérdalos que nadie tiene el derecho de tocarlos si no quieren.

11. “Utilicen sus palabras.” No contestes y no respondes a los berrinches. Pídele a su hijo que use sus palabras, hasta palabras sencillos para decirte lo que pasa.

♦◊♦

 

Lineamentos Para Niños Mayores (Edades 5-12)

 

Enseñando niños a respetar el espacio de uno con el otro, incluso de una edad muy temprana, ayuda a crecer empatía.

1. Enseñe a los niños que la forma en que sus cuerpos están cambiando es fabuloso, pero a veces es confuso. La manera de cómo hablas de estos cambios-si es de dientes sueltos o espinillas y vello púbico— demostrará su buena voluntad de hablar de otros temas delicados.

Sea científico, directo, y contesta cualquier pregunta que su hijo pueda tener, sin pena o vergüenza.  Nuevamente, si es su primer instinto es de callarlos porque usted tiene vergüenza, practique hasta que pueda actuar con su hijo como si no fuera gran cosa.

2. Anímelos a hablar de lo que se siente bien y lo que no. ¿Te gusta que le hagan cosquillas? ¿Te gusta estar marreado? ¿Estar enfermo tal vez? ¿O cuando otro niño te lastima? Deje tiempo a sus hijos para hablar de cualquier otra cosa que se le ocurra.

3. Recuerde a su hijos que todo lo que están pasando es natural, crecer sucede a todos nosotros.

4. Enseñe a los niños como utilizar palabras seguros durante su juego, y ayúdelos a negociar una palabra seguro para usar con sus amigos.

Esto es necesario porque muchos a niños les gustan desaparecer profundamente  en sus mundos imaginarios, como jugar juegos de guerra en la que alguien está capturado, o de una obra de teatro donde los personajes se pueden discutir

A esta edad “no” tal vez es parte de la obra, por lo que necesitan tener una palabra que pare toda la actividad. Tal vez es una palabra chistosa como “Puré de Cacahuate” o uno serio como, “¡Lo digo en serio!” Cualquier cosa que funcione para todos ellos es buena.

Screen-Shot-2013-03-19-at-11.42.04-PM-300x1795. Enseñe a los niños a parar su juego de vez en cuando para verificar con uno al otro. Enséñalos a tomar una pausa de vez en cuando para asegurar que todos se sienten bien.

6. Anime a los niños observar las expresiones faciales de otros durante el juego para asegurar que todos están contentos y que están en la misma página.

7. Ayude a los niños interpretar lo que ven en el patio de juegos y con amigos. Pregúntales qué es lo que pueden hacer o lo que podrían haber hecho diferente para ayudar. Jueguen un juego de “rebobinar”, si es que llegan a la casa y le dicen que observaron intimidación.

“Me contó una historia muy difícil de su amigo que fue golpeado. Sé que le dio miedo de meterse. ¿Si podríamos rebobinar la cinta, qué piensas que podrías hacer para ayudar si llegas a verlo de nuevo?” Improvise todo desde convirtiendo a un superhéroe a encontrar a un maestro.

Dales grandes elogios por hablar contigo acerca de temas difíciles.

8. No haga burla a los niños por sus amistades de niños-niñas, o por tener enamoramientos. Lo que sienten está bien. Si su amistad con otra parece un enamoramiento, no lo menciones. Se puede hacer preguntas abiertas como, “¿Como sigue su amistad con Sarah?” y estar preparado para hablar o no hablar acerca del tema.

9. Enseñe a los niños que su comportamiento afecta a otros. Se puede hacerlo de maneras simples, y en cualquier lugar. Pídeles que observen cómo responde la gente cuando otros hacen ruido o tiran basura. Pregúntales de lo que piensan que pueda resultar. ¿Tendrán otros que levantar la basura? ¿Tendrá alguien temor? Explícales que las opciones que escogen puedan tener efecto a otros y hable acerca de cuándo está bien de ser ruidoso y cual es un espacio bueno de ser  desordenado.

10. Enseñe a los niños a buscar oportunidades para ayudar. ¿Pueden ellos levantar basura? ¿Pueden ellos ser más callados para no interrumpir a alguien que está leyendo en el autobús? ¿Pueden ellos ofrecer a llevar algo o mantener la puerta abierta? Todo esto enseña a los niños que ellos tienen un papel en ayudar a aliviar las cargas de ambos.

♦◊♦

Lineamentos Para Adolescentes y Adultos Jóvenes

1. Educación acerca de “toque bueno/toque malo” se mantiene crucial, sobre todo en la escuela secundaria. Este es una edad donde varios “juegos táctiles” empiezan: abofetear los pompis, golpear unos a los otros chicos en los genitales y pellizcando los pezones de los demás para causar dolor. Cuando los jóvenes hablen de estos juegos, emerge una tendencia donde los chicos dicen que piensan que a las chicas les gusta, pero las chicas explican que no es cierto.

Tenemos que animar a los jóvenes a hablar de las maneras en que estos juegos impactan a otros. Ellos tratarán de evitarlo pero es importante de animarlos a hablarlo y de preguntarles  cómo se sentirían si alguien les pegara en esa forma o si hiciera algo que los hiciera sentir incómodo o violado.

Cuando lo ves ocurriendo, páralo inmediatamente. Esto no es “los jóvenes son jóvenes”, esto es acoso y a veces asalto.

2. Sube la autoestima de sus adolescentes. En la secundaria, la intimidación  se mueve a un enfoque de identidad específico y la autoestima empieza a bajar como a los 13 años. A los 17 años el 78% de mujeres reportan que odian a sus cuerpos.

Tenemos la tendencia de subir la autoestima de nuestros hijos más chicos diciéndoles que son tan fabulosos. Por alguna razón, dejamos de decirles todos los aspectos fabulosos de quiénes son cuando llegan a la secundaria. Pero esto es un temporal crucial para subir su autoestima, y no nada más su belleza. Háblales regularmente de sus talentos, sus habilidades, su bondad, así como su apariencia.

Incluso si lo menosprecia con decir, “¡Papá! ¡Lo Sé!” siempre es bueno oír las cosas que lo hace fabuloso.

3. Sigue teniendo “conversaciones de sexualidad” con estudiantes de secundaria, y empiece a incorporar información acerca del consentimiento. Frecuentemente somos buenos para hablar acerca de esperar hasta casarse para tener relaciones sexuales, o acerca de infecciones de transmisión sexual, o acerca de practicar el sexo más seguro. Pero usualmente no hablamos del consentimiento. Es tiempo de empezar para cuando entran a la secundaria.

Haga pregunta como,” ¿Cómo sabes si su compañera esta lista para besarte?” y “¿Cómo piensas si te das cuenta si una chica (o un chico) te tiene interés?”

Este es el mejor tiempo de explicar el consentimiento entusiástico acerca de pedir permiso de besar o tocar un compañero/a. Explícale que solamente “si” quiere decir “si”. No esperes a su compañero/a que diga “no” para pedir el consentimiento.

Educando a nuestros estudiantes de la secundaria acerca del consentimiento quiere decir que no tenemos que re-educarlos después ni cambiar malos hábitos, tal vez después que alguien fue lastimado.

4. Corte “charla de vestuario” en el raíz. La secundaria es la edad donde empiezan a hablar del sexo en los ambientes segregados por el sexo, como vestuarios y fiestas de pijamas. Sus enamoramientos y deseos son normales y saludables. Pero como padres y educadores, tenemos que hacer más que parar a jóvenes de hablar de otros como si fueran objetos. También tenemos que dar el ejemplo de cómo hablar de nuestros enamoramientos como personas completas.

Si escucha por casualidad a un joven decir, “¡Ella es un pedazo de nalgas calientes!” puede decir. “¡Oye, pienso que ella es más que unas nalgas!” Lo puede mantener ligero, y tal vez ruedan los ojos, pero sus palabras les entran. Ellos necesitan un ejemplo de adultos que hacen bien las cosas. Hasta puede decir, “¿Es chido que ella (o él) es padrísimo para jugar tenis, verdad?”

5. Explica que parte de crecer es tener cambio de hormonas, y que a veces las hormonas lo hace difícil de pensar claramente. A veces quiere decir que nuestros deseos sienten incontenibles, o que estamos enojados, confundidos o tristes. Es común y perfectamente bien de sentir incontenible o confundido por los sentimientos nuevos.

Dile a sus hijos que, sientan lo que sientan, siempre pueden hablar contigo. Pero sus sentimientos, deseos y necesidades son solamente la responsabilidad de ellos. Ellos siempre tendrán que practicar a ser bondadoso y a tener respeto a todos a su alrededor.

6. Sea mentor para jóvenes de edad de Universidad y hombres jóvenes acerca de lo que es la masculinidad. Los hombres necesitan hablar con los jóvenes acerca de lo que es bueno de la masculinidad. Pregúntales de lo que no ha sido tan bueno de nuestra cultura de la masculinidad en el pasado.  ¿Cómo podemos construir una forma más inclusivo de la masculinidad que acepta todo tipos de jóvenes: desde jóvenes deportistas a los de teatro a personas “queer (homosexuales)” a personas como tú y yo? Estas conversaciones pueden fomentar una forma de masculinidad no violenta para el futuro.

Los muchachos necesitan hablar acerca de construir una masculinidad saludable empezando en la secundaria y continuar en la universidad porque transformando masculinidad es vital para transformar la cultura de violación.

7. Hable honestamente con los jóvenes acerca de festejar. Hazlo claro que usted no quiere que tomen ni que usen droga, pero usted sabe que los jóvenes festejan y quiere que sus hijos estén informados. Pregúntales cómo van a mantener seguros a ellos mismos cuando están bebiendo. Preguntas como:

– ¿Como sabrás cuando ha tenido demasiado de beber?

-¿Cómo trataras la situación si el chofer bebe demasiado? (Deje claro que su hijo siempre te puede llamar para ir por él/ella si es necesario.

-¿Cómo sabrás si tu uso de alcohol y drogas ha llegado a un nivel peligroso, o si se ha convertido a adicción?

-¿Cómo cambia tu comportamiento cuando has tenido demasiado de beber? ¿Cómo puedes proteger a otros de ti mismo en esa situación si, tal vez, te conviertes a un borracho enojado o empiezas a violar el espacio o seguridad de las personas?

-¿Como sabrás si está bien besar a alguien, tocar a alguien, o tener sexo con alguien cuando has bebido demasiado? Explique que las decisiones se vuelven confusas y las señales vuelven menos claros cuando estamos bajo la influencia. ¿Cómo vas a estar seguro que estás leyendo las señales de otras personas con precisión? Sugiere que siempre pidan permiso de tocar o besar a otra persona especialmente cuando hay consumo de alcohol o drogas.

-Aunque debe ser obvio, explica que una persona que esta borracho o drogado no debe ser tocado, atormentado, ni asaltado sexualmente. Enseñe a sus hijos de defenderse, y de buscar ayuda por un compañero/a que ha tenido demasiado de beber.

-Tenga cuidado con el lenguaje que utiliza con sus hijos acerca de festejar. La responsabilidad nunca es de la victima de prevenir su asalto. Siempre es del perpetrador de tomar la decisión correcta y de no lastimar a nadie.

 

8. Sigue hablando acerca del sexo y consentimiento con jóvenes en lo que empiezan a tener relaciones serias. Seguro que ellos le dirán que lo saben todo, pero cuando continuamos la conversación acerca del consentimiento saludable, respetando a nuestros/as compañeros/as, y que la sexualidad saludable les enseña la importancia de sus valores. Además, hablar del consentimiento se normaliza, así es que hablar abiertamente y con respeto con compañeros/as se convierte  a una segunda naturaleza para los jóvenes.

9. Finalmente, los jóvenes tienen sed para más información acerca del asalto sexual, el consentimiento, y la sexualidad saludable. Ellos quieren aprender, y van a encontrar una manera de obtener información de sexo. Si usted es la persona proveyendo esta información—con amor, honestamente y consistente—ellos llevaran esa información con ellos al mundo.

Tener buena información anima a nuestros hijos a ser “UPstanders” (honorable), no “BYstanders” (espectadores), pero nuestros hijos realmente quieren ser una fuerza para lo bueno. Y podemos darles herramientas para hacerlo.

 

For the English version of this post, read The Healthy Sex Talk: Teaching Kids Consent, Ages 1-21

 

Sponsored Content

NOW TRENDING ON GMP TV

Super Villain or Not, Parenting Paranoia Ensues
The Garbage Man Explains Happiness
How To Not Suck At Dating

Premium Membership, The Good Men Project

About the Editors

We're all in this together.

Trackbacks

  1. […] Read this post in Spanish, too! La Platica Saludable de Sexualidad: Enseñando Consentimiento a Nuestros Hijos, Edades 1-21 […]

Speak Your Mind

*